Como ser más inteligente que tu teléfono mientras manejas.

March 13th, 2015 by

A todos nos ha pasado, que en algún momento cuando estamos muy concentrados manejando de pronto ¡Turún! suena la notificación de nuestro teléfono avisando que tenemos un mensaje que leer y responder, en ese momento la ansiedad de ponernos en comunicación nos invade y en cuestiones de segundos tomamos el teléfono leemos y respondemos lo más rápido que podamos. La mayoría de las veces lo hacemos velozmente y seguimos manejando, nada extraordinario ocurre, nuestra vida sigue normal y el mundo sigue girando; pero en otros casos la historia no ha sido la misma, los segundos que muchas personas han empleado para usar su teléfono mientras manejan les ha cambiado la vida por completo. Lo mas simple que les ha ocurrido es pasar un mal rato por un choque, pero otras no han tenido tanta suerte, algunos han terminado en la cárcel, otros viven con la culpa de haber causado danos a terceros o la muerte de otra persona, mientras otro grupo ni siquiera vive para contarlo.

Escribir mientras se maneja reduce 50% la atención en una de las actividades que se está realizando y la mayoría de las veces el conductor no se percata de ello, es por esto que escribir mensajes de texto al manejar aumenta 23 veces el riesgo de sufrir un choque. Un ejemplo para entenderlo es lo que ocurre cuando abrimos muchos programas a la vez en la computadora, aunque están diseñada para hacer varias actividades a la vez, las máquinas también colapsan, pero diferencia de ellas nosotros tenemos la conciencia de aceptar que somos seres humanos, cometemos errores y tenemos la gran capacidad y virtud de evitarlos.

 ¿Por qué no aguantamos la tentación de revisar nuestro teléfono al conducir?

Resulta que cada vez que recibimos una noticia vía texto, correo electrónico o redes sociales, experimentamos una elevación de dopamina, un neuroquímico en el cerebro que nos hace sentirnos felices, ese deseo por una dosis de dopamina nos lleva a revisar nuestros teléfonos mientras manejamos. Pero el problema comienza cuando disminuye nuestra atención en una de las actividades y además se presenta un imprevisto, como un perro en la vía, un niño jugando o simplemente algún obstáculo, es entonces cuando ocurre un accidente, a veces con consecuencias irreversibles.

 Sabiendo todo esto es muy fácil evitar accidentes, no pongas en riesgo tu vida y la de otros, recuerda que somos más inteligentes que las máquinas porque tenemos conciencia. ¡Úsala!

Posted in Driving